Las plantas de maracuyá tienen un crecimiento continuo y vigoroso, la absorción de nutrientes se intensifica a partir de los 250 días de edad lo que corresponde a la etapa de prefructificación. FRUPEX (Programa de Apoio à Produção de Frutas, Hortaliças, Flores e Plantas Ornamentais) de Brasil recomienda aplicar anualmente 160 g de nitrógeno por planta por año, 80 de fósforo y 320 de potasio.
Extracción de nutrientes.
En el cuadro 3 se muestra la cantidad de nutrientes extraídos por una plantación de 370 días de edad y 1500 plantas por hectárea.
Nótese que el orden de nutrientes es de nitrógeno, potasio, calcio y fósforo, en cuanto a elementos mayores, y el Mn y Fe entre los menores. Además entre los mayores, el fósforo es el que presenta el mayor porcentaje de traslocación a los frutos.

Cuadro 3.
Cantidades totales de nutrientes extraídos por el maracuyá.. Estudio realizado en Brasil

Elemento
Cantidades.

Planta Entera
Frutos
Nitrógeno
205.50 kg
44.55 kg
Fósforo
17.40 kg
6.90 kg
Potasio
184.20 kg
73.80 kg
Calcio
151.65 kg
6.75 kg
Magnesio
14.40 kg
4.05 kg
Azufre
25.05 kg
4.05 kg
Boro
295.80 g
37.80 g
Cobre
198.75 g
64.05 g
Hierro
770.40 g
88.05
Manganeso
2810.25 g
180.15 g
Zinc
316.95 g
108.15 g

Síntomas de deficiencia. Nitrógeno.
Las plantas son pequeñas y se presenta un menor número de ramas, las cuales además son muy finas con tendencia a crecimiento apical; se manifiesta un amarillamiento generalizado de las hojas por falta de clorofila. Debido a la movilidad del nitrógeno en la planta, este síntoma se inicia en las hojas más viejas.
Fósforo.
Las hojas viejas son de un color verde oscuro y después se tornan amarillentas, comenzando del margen y avanzando hacia el centro, las guías son débiles, finas y cortas. El ciclo vegetativo se atrasa, se reduce el número de flores producidas así como el pegue o amarre de frutos.
Potasio.
Las hojas más viejas presentan clorosis y necrosis, comenzando en los márgenes y avanzando a la parte del centro, como consecuencia se doblan hacia abajo y finalmente se caen de forma prematura. La floración se atrasa y ocurre una disminución significativa del tamaño de los frutos y

reducción del contenido de sólidos solubles.
Calcio.
Clorosis y necrosis internervales de las hojas más nuevas, muerte de la región apical, puntos negros cerca del margen de las hojas.
Magnesio.
Hojas viejas con manchas amarillas entre las nervaduras, estas toman luego un color más oscuro hasta casi marrón. La deficiencia de magnesio puede ser inducida por aplicaciones excesivas de potasio durante las fertilizaciones.
Azufre.
Las hojas nuevas se tornan amarillas, la nervadura adquiere un color rojizo y las guías inferiores se vuelven finas y leñosas.
Manganeso.
Hojas nuevas con clorosis entre las nervaduras
Hierro.
Clorosis y necrosis internervales de las hojas nuevas, posteriormente toda la hoja toma ese aspecto. Cuando la deficiencia se mantiene durante un tiempo prolongado, las hojas se vuelven de un color blanco amarillento, se da la muerte de yemas y el tallo se torna clorótico.
Zinc.
Hojas con clorosis, comenzando por las hojas viejas hacia las jóvenes, éstas se vuelven estrechas y gruesas, se da una formación de rosetas de hojas y un acortamiento de entrenudos, las yemas apicales mueren.

Boro.
Reducción del tamaño, deformación y clorosis irregular de las hojas jóvenes, manchas necróticas en los márgenes y nervaduras de las hojas nuevas; acortamiento de entrenudos y reducción del crecimiento, muerte de las yemas terminales y formación de pequeños ramos de hojas debajo de los puntos de crecimiento.
Cobre.
Hojas viejas grandes y largas, con tono oscuro; luego aparece una clorosis en los márgenes y en las nervaduras aparecen grandes manchas amarillas. Las hojas se desarrollan con deformaciones, curvas y de color amarillo en las puntas, aparecen rosetas de hojas.
Molibdeno.
Hojas viejas con clorosis internerval, alrededor de estas áreas se conserva un color verde, se produce un acentuado doblamiento de los márgenes de las hojas hacia arriba (cupping), éstos síntomas son menos pronunciados en hojas jóvenes.
Fertilización foliar.
En suelos arenosos, pobres en materia orgánica, ocurren deficiencias de elementos menores, especialmente boro, zinc. Cuando se encuentra en el suelo niveles de boro inferiores a 0.20 mg/dm3 y de zinc de 0.5 mg/dm3 se recomienda hacer tres aplicaciones anuales de ácido bórico al 0.1% y tres de sulfato de zinc al 0.3.
Se deben realizar análisis foliares para detectar deficiencias nutricionales y así poder hacer las correcciones necesarias. Las muestras para el análisis lo constituyen la cuarta o quinta hoja, contadas desde el ápice, de plantas vigorosas, tomando cuatro hojas por planta, para un total de 80-100 por hectárea. Los resultados del análisis se comparan con los del cuadro 4.



Cantidades óptimas de macro y micronutrientes en hojas de maracuyá.

Macronutrientes
%
Micronutrientes
ppm
Nitrógeno
4.75-5.25
Boro
25-100
Fósforo
0.25-0.35
Cobre
5-20
Potasio
2.00-2.50
Hierro
100-200
Calcio
0.50-1.50
Manganeso
50-200
Magnesio
0.25-0.35
Zinc
45-80
Azufre
0.20-0.40